Seleccionar página

El inicio de año es el momento natural y hasta propicio, para identificar y evaluar cuales son las condiciones con las que damos inicio el nuevo ciclo, además de imaginar o planear cómo visualizamos el desarrollo de este. Desde la óptica de una persona como individuo, en su día a día puede parecer una práctica romántica a lo menos y tal vez con un poco de carga esotérica.

Para un empresario, dueño o CEO de una empresa es una práctica crítica si se tiene el objetivo de mejorar los resultados logrados previamente, corregir errores o evitar “trampas” que puedan presentarse en el transcurso del año o visualizar el camino para alcanzar las metas programadas.

Como responsables de una empresa, al momento de desarrollar un plan es importante la preparación. Esto implica varios conceptos como: estar atento de las noticias del ramo o sector, visualizar las características y comportamiento del mercado al cual nos dirigimos, entender el desarrollo de productos o servicios similares, análisis de las estadísticas generadas en periodos previos, por mencionar algunos de ellos.

El entendimiento de los acontecimientos pasados relacionados con la empresa es una excelente fuente de información. Aquí algunas sugerencias de cómo revisar dichos hechos históricos:

  1. El análisis debe realizarse con detalle, el que sea posible en base a la información que tengamos disponible. Si nos falta información, puede ser una excelente área de oportunidad para el nuevo ciclo, habrá que implementar mejores formas de recopilar dichos datos.
  2. En el contexto del punto anterior es importante el distinguir si será de utilidad tener más y nueva información. Esto lo puntualizo, porque en ocasiones el conseguir nueva información o mejorar su detalle nos implicará trabajo adicional que podría ser un distractor; siempre hay que tener en mente que lo importante es la ejecución del negocio.
  3. Por otro lado, hay un dicho que aplica muy bien en estos casos: “no hay que perderse en los detalles”. En este ejercicio de análisis, es posible que no visualicemos lo que realmente es importante por revisar información que no es relevante.
  4. Una actitud objetiva debe imperar durante el ejercicio, aun y cuando en año se hayan presentado situaciones complejas, que propiciaron momentos de tensión o de crisis. Tener una mente objetiva, nos permite distinguir los aprendizajes y crecimiento adquiridos. Así también, no evita sobrestimar momentos que parecen positivos. 

El último año de operación de nuestra empresa generó experiencia, misma que debemos aprovechar y aplicarla en la evaluación cabal de los hechos. El ejercicio de análisis nos permitirá visualizar las lecciones aprendidas e identificar las áreas de oportunidad que persisten en nuestro negocio.

Me gusta pensar que es el momento de la innovación. La repetición de las mismas acciones generalmente no dará los mismos resultados, una y otra vez. Para obtener variantes o novedades, hay que hacer cosas diferentes. Con el aprendizaje que obtenemos de nuestro análisis de los resultados de la empresa, permitirá el desarrollo de un plan de negocios orientado hacia el nuevo ciclo, el cual deberá incluir las prácticas que lograron frutos positivos y evitando repetir las acciones que no contribuyeron al crecimiento.

Es el momento en que el análisis, la preparación y visión se consolidan para generar ideas frescas que converjan en innovación.

En aideas consultants and services aprendimos mucho del 2019, fue un periodo plagado de incertidumbre, miles de personas con mucho talento en crisis profesional y económica. Nosotros ponderamos que el año es de utilidad estratégica; será el vehículo para alinear la información y las necesidades de las personas, empresas o instituciones, en el camino al éxito de cada uno de ellos: nuestros clientes.

¡Excelentes resultados en 2020!

 

Ing. Héctor Maldonado Morales

CEO

aideas consultants and services

aideas.mx